Padres abnegados y una pareja preciosa, bajo la luz del sol se dieron el si quiero, siempre en unión de su familia y el precioso bebe, los preparativos, la brisa que jugo con su vestido y para cerrar un precioso atardecer. y yo por supuesto como fotografo de bodas encantado con todo este espectáculo de colores y luces.